Hermandad Virgen de los Dolores de Zurgena (Almerķa)
  Iglesia de San Ramon Nonnato
 





Vista de la Iglesia y el Reloj
Foto de D. Fernando Marqués

El 24 de agosto de 1.525, se constituyó Zurgena en parroquia, bajo la advocación de San Ramón Nonnato,  al separarse de Huércal Overa.
El templo, de estilo neomudéjar, se terminó en el año 1.560. A destacar su artesonado de madera. En la puerta principal hay un escudo que corresponde al obispo de la época, don Antonio Carrionero.

                         
                           Puerta principal Iglesia

A ambos lados del Altar Mayor se sitúan las capillas de Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores con sus imágenes respectivas.
Su primer párroco fue don Sebastián de Cueto que tuvo mucho que ver en la financiación para la construcción del templo.
En 1.884 se concluyó una ampliación, la cúpula, para lo que fue necesario el derribo de algunas viviendas.



                             

En estas fotografías, cedidas por el artífice de la restauración de la ermita del Calvario, Don Antonio Jiménez, se muestra el Altar Mayor de la Iglesia de Zurgena en el estado en que se encontraba antes de su desmantelamiento en 1.936 y en la actualidad.
A la derecha de la foto se aprecia el Púlpito. Era un lugar elevado y cogido a la pared de la Iglesia, de forma cilíndrica y metálico. Servía al sacerdote de lugar idóneo para dirigirse a los fieles en los momentos más destacados de las celebraciones litúrgicas. 
En el Altar Mayor el sacerdote se colocaba de espaldas a los fieles. Las misas se decían en latín a excepción, lógicamente, de la homilía. 
Los bancos eran propiedad de diversas familias del municipio, normalmente las más pudientes, teniendo grabadas en la madera las iniciales del nombre.

En la década de 1.960, el párroco, don José Sirvent Marín, promovió y consiguió un nuevo retablo sobre el Altar Mayor de la Iglesia.
Del mismo modo, se constituyeron dos Hermandades, la de la Virgen de los Dolores y la del Padre Jesús , que con una rivalidad sana pero competitiva, consiguieron unos desfiles procesionales que llamaron la atención del público de la comarca.
Se hizo famoso y único "el juego de las banderas", cada Hermandad ondea y ofrece, en la mañana del Viernes Santo, sus banderas ante la imagen de la otra. Hoy aún se conserva.
También eran propias las "pujas" , en la misma puerta de la Iglesia, para conseguir llevar a hombros los tronos.
La emigración a que fue sometido nuestro pueblo dejó la Semana Santa de Zurgena en su mínima expresión. y hoy dia, con mucho esfuerzo logran sacar las procesiones, cada año mejores, con mas o menos devoción....

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=